miércoles, 1 de agosto de 2012

CATEDRAL DE CHARTRES: ¿PORTAL COSMICO?




“Lo más importante en Chartres no es lo que hay arriba, sino lo que hay abajo”.

(Monseñor Pie, obispo de Poitiers y vicario de Chartres (1840): 







Era un caluroso 21 de junio en 1965 y el escritor francés, Louis Charpentier, visitando la Catedral de Chartres en Francia, vio a algunas personas arremolinarse en un rincón de la nave derecha del templo, a la espera de algo que él ignoraba
Y entonces ese algo llegó: A las 12 en punto  de ese primer día del solsticio de verano, un primer rayo del sol del mediodía atravesó un pequeño orificio circular practicado en el vitral de San Apolinar e iluminó la única baldosa del enlosado que parecía fuera de lugar, dando en una marca que se encuentra en uno de los laterales de dicha losa
Para que este "milagro de la  luz " pudiera producirse, tuvieron seguramente que trabajar hace siglos conjuntamente  astrónomos, geómetras,  vidrieros,  enlosadores  y el propio constructor. ¿Por qué tanto trabajo? ¿Cuál es el sentido de este complicado sistema de codificación?

Es sabido que en la Edad Media, iglesias y catedrales actuaban  como calendarios y relojes; marcadores de fiestas y cosechas para un tiempo en el que no existía un modo mejor de medir el tiempo. Y esa práctica se extendió hasta entrado el siglo XVIII, que es cuando, según algunos estudios, se reajustó el reloj solar de Chartres.
Pero esta catedral esconde mucho más que un marcador de solsticios. Es todo un templo cósmico.

 Impresionado por poder que emanaba de allí, el francés Louis Charpentier  se prometió recoger en un solo libro todos los misterios del lugar. Así "El enigma de la catedral de Chartres" se publicó en 1966 , convirtiéndose en un clásico de la historia oculta

La pregunta que Charpentier, como otros, se hicieron y aún se hacen es : ¿Qué esconde la Catedral de Chartres?

Su misma ubicación no parece ser casual . Antiguamente, el montículo era un centro de enseñanza druídica a cargo de los celtas, uno de los primeros lugares donde celtas y galos levantaron sus dólmenes.junto a un pozo de agua ; de modo que mucho antes que los cristianos se establecieran en ese lugar, éste ya era venerado por los galos. Incluso es posible que el nombre de Chartres tenga un origen cultural ya que podría a provenir de los carns, según el nombre dado a los altares de piedra utilizados por los druidas, o de Carnut-Is, que significa ""lugar sagrado de los canutos", del nombre de los galos que vivían en la región durante la conquista romana.
Antes de la primera iglesia, el lugar estaba ocupado por un templo pagano, como dijimos,  en el cual se abría un pozo sagrado de unos 33 metros de profundidad. La leyenda afirma que en este pozo, llamado "de los Santos Fuertes", se produjeron luego los primeros martirios cristianos del lugar. Este pozo se encuentra en la cripta, reconstruida y terminada en diciembre de 1024
Cuando  los cristianos ,encontraron en dicho lugar  una estatua de  mujer con un niño en brazos ennegrecida por el paso de los años, la adoraron como la Virgen Negra construyendo un primer emplazamiento o santuario dedicada a la Señora. A partir de entonces, en este emplazamiento han sucedido muchas cosas,
La cripta se convirtió en un lugar de oración a esa  virgen negra a quien llamaban  Nuestra Señora de Bajo Tierra. Los enfermos de toda Europa concurrían con la esperanza de recobrar la salud, ya que se le atribuían poderes milagrosos a las aguas del pozo. Pero las autoridades eclesiásticas decidieron detener estas prácticas, que consideraban supersticiosas: y el pozo fue clausurado en 1654. Sólo será abierto nuevamente 250 años más tarde.
.
Chartres fue levantada hacia 1220 y consagrada entonces desde su mismo  comienzo a la Virgen.
Fue un curioso momento de la historia de Francia  ese en que el culto a la virgen emergió de pronto, con un poder inusitado  Sólo en el condado de Champaña se erigieron un conjunto de catedrales cuya disposición sobre el mapa recordaba la forma del rombo central de la constelación de Virgo. Aquello no parecía  ser obra de la casualidad  y  Louis Charpentier razonaba:    «Si superponemos a las estrellas los nombres de las ciudades donde se hallaban esas catedrales, la Espiga de la Virgen (estrella Spica) sería Reims; Gamma, Chartres; Zeta, Amiens; Epsilon, Bayeaux En las estrellas menores encontramos Évreux, Étampes, Laon, todas las ciudades con Nuestra Señora de la buena época».
La pregunta que surge es:  ¿Cómo era posible que en plena Edad Media un grupo de constructores decidiera marcar sobre una superficie de 33.600 kilómetros cuadrados, el perfil de una constelación? ¿Esa obsesión por imitar el cielo sobre la tierra  a que obedece?
Muchos pueblos de la antiguedad  buscaron siempre situar sus monumentos en  importantes lugares de poder, verdaderas puertas de acceso a las energías internas de  la Tierra y de las estrellas. lugares tal vez en los que la comunicación con esas  fuerzas era posible ¿Pretendieron eso los constructores de catedrales? ¿Abrir puertas de acceso a una realidad trascendente?.¿Inspiraron las remotas creencias de la antiguedad a los constructores de las catedrales francesas?

Hubo una tradición ancestral que relacionó el culto a las estrellas con la veneración a diosas femeninas, un culto que nació junto al Nilo y que impregnó la cristianísima Edad Media europea. ¿Se expresó ésto también en la Catedral de Chartres?

La catedral de Chartres es  , un catequismo en imágenes . Sus estatuas, sus bajorrelieves, sus 2.600 m2 de vitrales decorados ofrecen un resumen de los conceptos teológicos de ese tiempo así como de la historia del mundo y de la humanidad según los libros Santos Se pueden observar ahí los principales acontecimientos ocurridos desde la creación del Universo (Génesis) hasta el advertimiento de Cristo (Nuevo Testamento). Siguen los episodios de la vida de Jesús y los hechos de de los primeros santos Chartres es un libro de piedra destinado a instruir al peregrino.


La catedral de Chartres por sus proporciones, orientación, y simbolismos  parece evidentemente  haberse construído  con la secreta intención de estimular la psique y el espíritu del hombre.
 La ley del número de oro es la que rige las proporciones y todas las distancias entre los pilares y longitudes de la nave y en los cruceros son múltiplos de este número algebraico irracional ( 1.6180...)
El centro de la catedral, a 37 metros bajo tierra, se halla en el nivel del agua del pozo y a la misma distancia se encuentra el pináculo de la bóveda gótica cuyas ojivas cruzadas están perfectamente calculadas para soportar el peso de la cúpula. Y es que todo está calculado en Chartres.

Sin embargo, su  aspecto más misterioso es ese  laberinto cósmico, situado en el interior del edificio. Se trata de una composición de trece metros de diámetro grabado en la loza del la catedral, similar al que había en otras catedrales de la época, un enorme trabajo de incrustación de piedras claras y oscuras. En otras iglesias (por ejemplo, en Reims), semejantes laberintos llevaban los nombres de los arquitectos, como homenaje al genial arquitecto Dédalo, quien diseñó en la Antigüedad el laberinto de la corte del rey Minos. También en Chartres existía una placa de cobre, como demuestran los pernos que antaño la sujetaban. En ella, sin embargo, sólo apareció la lucha con el Minotauro.
 El laberinto de Chartres  tiene 11 senderos anulares delimitados por ocho barreras que giran hacia atrás y hacia delante en el interior de los cuatro espacios creados por la cruz central. En la época de las cruzadas estos laberintos eran usados como alternativa al viaje a Jerusalén por los fieles que no podían desplazarse; podría decirse que eran una vía de iniciación. Los amantes de los simbolismos destacan que este laberinto tiene una longitud de 858 pies, que corresponde por simbología numérica a la palabra griega muesis que precisamente significa iniciación.
La circunferencia del laberinto es de 131 pies, casi exactamente el mismo tamaño que el de la vidriera de la Rosa del Oeste. Curiosamente, el laberinto es la misma distancia desde  la entrada oeste que  la Rosa Oeste es desde el suelo – por lo que si la pared del oeste cayera hacia el interior, la rosa caería directamente en el laberinto.

Otro punto de interés es aquel que forma el punto central del crucero. Allí se suponía que el crucero recibía toda la fuerza alquímica de la luz que emanaba de las tres vidrieras policromadas en las que llama especialmente la atención la figura de la Virgen. De hecho no es casualidad que el templo esté dedicado a la Virgen. En esta catedral se supone que está una de las reliquias más importantes de la cristiandad: la túnica que llevaba la Virgen cuando dio a luz a Jesús. Se cuenta que en el 876, el rey Carlos el Calvo llega hasta allí en peregrinaje y ofrece el «velo de la Virgen»: una camisa que María habría usado durante su embarazo y que fue salvada posteriormente del incendio de fines del siglo XII.
La reliquia demostró ser  efectivamente valiosa: en 911, Chartres estaba sitiada por el duque normando Rollon y el clero intentó una salida llevando la preciosa camisa a modo de bandera. Los normandos, presas del pánico, abandonaron en el acto el sitio de la ciudad, que estaba sin embargo a punto de caer.


Según un interesante escrito publicado en la revista Integral  (  http://www.larevistaintegral.com/?p=6385) hay dos lugares con una fuerza especial: el Potala, en Lasa, y la catedral de Chartres. La razón de esta singularidad radica en que son los dos únicos sitios habitados del mundo en los que se cruzan las vibraciones telúricas de dos líneas dobles de oro.


"La teoría de las vibraciones -continúa diciendo el artículo- producidas por metales a alta temperatura que se hallan en el núcleo de la Tierra se basa en que dichos metales emiten, según la Ley de Plank, ondas energéticas de frecuencias específicas para cada metal. Estas ondas dibujan en la superficie de la Tierra un gran entramado de retículas correspondientes a las vibraciones de cada elemento. La mayoría de estas vibraciones son neutras o poco significativas para el cuerpo humano. Algunas son potencialmente perjudiciales (cuando resultan alteradas), como las del hierro y níquel, que se corresponden con las famosas líneas Hartmann y Curry. Otras nos son favorables y vienen claramente asociadas a los llamados lugares sagrados; y entre estas destacan las correspondientes a oro, plata y cobre.
Un aspecto que llama la atención es la orientación de la catedral. En este caso, no está orientada hacia el Este (como casi todas las iglesias cristianas), sino hacia el Noreste, para conseguir integrar dentro del recinto el máximo de líneas metálicas energéticas posibles y una corriente natural de agua subterránea. Gracias a ello, Chartres tiene en su interior una gran fuerza que notamos nada más entrar. desaparecieron dolores articulares y nos invadió una gran sensación de plenitud; una sensación que, sin duda, querían conseguir los que construyeron esta maravilla.
En el recinto destacan tres puntos de máxima energía : el altar, el laberinto y la cripta.
En el altar se cruzan las dos líneas doble oro y, además, dos líneas doble plata, creando un cuadrado mágico de 78 centímetros de lado. La fuerza energética del lugar se potencia con el cruce en el mismo punto de la corriente natural subterránea de agua y de catorce canales artificiales, igualmente subterráneos, que confluyen radialmente bajo el altar. El uso de estos canales artificiales fue muy utilizado por los constructores de catedrales para crear esta clase de atmósferas energéticas. La catedral de Santiago de Compostela, que por cierto está directamente conectada con la de Chartres mediante una de las dos líneas doble oro, también fue construida con catorce canales subterráneos confluyendo en el altar.
"En el laberinto se cruzan una línea doble plata, una de mercurio y una de uranio. Se trata del único laberinto cristiano de iglesia conservado hasta nuestros días. Los laberintos en las iglesias fueron muy populares desde el siglo VI hasta bien entrada la Edad Media. Paulatinamente, fueron destruidos o quedaron ocultos. Se tata de laberintos univiarios, es decir, que siguen un único camino desde principio a fin."


El aspecto exterior de la catedral es imponente y está lleno de simbolismos. Las dos torres frontales son diferentes, representando la Luna y el Sol, como se deduce de pequeños detalles colocados en sus agujas. La fachada parece algo extraña como consecuencia de que la original, a causa de problemas de estabilidad del terreno, fue desmontada y reconstruida avanzándola hasta el nivel de las torres, lo que le da una apariencia plana a la construcción.




En esta catedral se unen una vez más la divinidad femenina con el agua que cura, que mana de una fuente milagrosa…


En 1134, un incendio devasta la catedral. Los trabajos se reanudan. En 1144-1145 es edificado el pórtico real cuyas estatuas constituyen una obra maestra de la cultura. Sin embargo, un tercer incendio estalla en 1194, destruyendo todo excepto la fachada y el famoso pórtico real: pero se encuentra intacta, en medio de los escombros, una reliquia preciosa entre todas, el fragmento de la camisa de la virgen... Nuevamente, los trabajos se reinician. En menos de treinta años, sin saber exactamente con qué medios financieros, y bajo la conducción de un hombre del que se ignora el nombre, la gran obra es llevada a cabo: a partir de 1220, la nave y el coro pueden utilizarse para las misas. Es casi un milagro, tomando en cuenta la importancia de los trabajos y el resultado obtenido. Cuarenta años más tarde, el edificio, completamente terminado, es dedicado a María, patrona de Chartres, en presencia de San Luis.
La orientación de Chartres en dirección al noreste: se explica por la necesidad de apoyarse en las fundaciones enterradas del antiguo templo pagano, según los historiadores especializados. Pero, de esa forma, la construcción sigue las corrientes telúricas consideradas, desde la época gala, como beneficiosas para el hombre: los influjos magnéticos que se apegan a los accidentes subterráneos (napas freáticas, fallas, etc.).

La decoración de la catedral presenta características insólitas. Por toda la construcción, el visitante observa símbolos, monogramas, peces o rostros grabados con buril en las piedras
Y aumentando el misterio vemos que  algunos temas cristianos fundamentales están ausentes en la decoración de Chartres  Entre las esculturas de las fachadas exteriores, no hay una sola representación de la Crucifixión. Esta ausencia, según algunos autores, es la prueba de un vínculo que asocia a los constructores de Chartres con la orden del Temple, acusada de negar la divinidad de Jesús.
Los bellísimos y policromos vitrales de Chartres no escapan totalmente al misterio:  ¿cuál es el verdadero sentido de las figuras trazadas sobre ellas? Los episodios de la historia santa se prestan generalmente para una doble interpretación: literal para el pueblo, esotérica para los iniciados. Ocurre lo mismo con las rosetas, simples motivos decorativos para algunos, representación críptica de los movimientos de la materia bajo la acción del fuego alquímico elemental, para otros. Tambien vemos como  en la decoración de la catedral aparecen temas astrológicos: los signos del zodíaco encuadran la gran escena de la Ascensión sobre el tímpano de la puerta norte, y las personificaciones de las siete artes liberales (las disciplinas intelectuales "nobles" que corresponden a los siete planetas principales reconocidos en la Edad Media) están esculpidas sobre el marco de la puerta sur.




fuentes

URL: http://www.larevistaintegral.com/?p=6385
http://feedproxy.google.com/~r/Veritas-boss/~3/BjRuxasqf1I/catedral-de-chartreslouis-charpentier.html
http://www.yamelose.com/historia/puertas-cosmicas-iii-chartres.html
http://www.enigmasdelmundo.com/2011/10/la-catedral-de-chartres.html


3 comentarios:

  1. Que interesante. Será verdad?

    ResponderEliminar
  2. No creo en muchas cosas por eso e preguntado si esto es verdad

    ResponderEliminar
  3. Los datos son fidedignos, la interpretación depende de lo que cada uno quiera creer. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar