domingo, 29 de enero de 2012

LA SERPIENTE MITOLOGICA EN AMERICA


En la mitología de la América precolombina la presencia de la serpiente adquiere un rol fundamental
El arco iris simbolizado como la serpiente de dos cabezas (asnfisbena),  la gran serpiente de las aguas, la serpiente- dragón, el jaguar serpentiforme;  son todas imágenes que expresan una cosmogonía de grande y turbadora profundidad


¿Que es ese ser que surge de las entrañas de la tierra, mata como el rayo y se eleva hasta los cielos como un dios  alado  (Quetzalcóatl de México y la Vía Láctea)?
¿Que es ese ser con colmillos de jaguar y cuerpo de serpiente ?




¿Que es lo que está en la memoria arquetípica de la humanidad bajo la forma de la serpiente? (La serpiente Madre de la Tierra)
Ecos tal vez de una civilización antiquísima contra la que se erigió el patriarcado, la ley del varón
La relación de la serpiente con lo femenino parece ser una constante en diversas culturas de la América precolombina; así ´en mesoamérica numerosas deidades femeninas de los nahuas llevan en su tocado una serpiente, puesto que en el ámbito azteca y nahua en general, éstas  parecen estar más vinculados a la divinidad femenina, que la incluyen como elemento ornamental en su indumentaria


Entre los mayas, la serpiente estaba vinculada con los chicchanes, divinidades  acuáticas, era una simbolización de la fuerza sagrada gestadora que anima al universo.
 La serpiente que representaba el cielo para los mayas era la cascabel con dorso de rombos.


 Entre  los indígenas totonacos el rayo era  una serpiente y también la lluvia que propicia el brote del maíz, por esta razón se le conocía, entre los totonacos de la sierra, como la  “dueña del maíz”.
 Aun ahora los totonacos creen que existe una serpiente gigante que vive  entre las milpas A esta criatura colosal y benéfica se le reconoce como la “madre de todas las serpientes”.

 Otro pueblo indígena mexicano, los huicholes, cree que el agua de lluvia que corre por el terreno y los ríos en su marcha hacia el mar, son serpientes.
Amaru (en quechua serpiente) o en aymara (también serpiente): Katari, es el nombre de una deidad, representada como una serpiente alada, con una cabeza de llama, ojos cristalinos y hocico rojizo, y una cola de pez; representa la vitalidad del agua que permite la existencia del pueblo aymara.  simboliza el agua que corre por los canales de irrigación, ríos y vertientes y que hacen posible que las semillas del cultivo se transformen en hortalizas. Además se dice que todo lo que compone la vida esta escrito en sus  escamas .

Enigmática y secreta; la serpiente visible es apenas una breve encarnación de la otra ;  la Gran Serpiente Invisible; causal y atemporal, la  fértil señora del principio vital, madre y origen de todas las fuerzas de la naturaleza


Quetzalcóatl, antepasado mítico y héroe civilizador, representa el final del camino de la serpiente; su integración con el cielo parecería representar el fin de ese mundo inconsciente, arquetípico y primigenio que llegó  desde algún lugar en la noche de los tiempos, y que debe morir para dar lugar a una nueva vida : el hombre
Así en el Códice Dresde vemos la imagen de un ave de rapiña (¿aguila?) clavando sus garras en el cuerpo de una serpiente a fin de extraer de ella la sangre con que se formará el hombre civilizado

Según el investigador Fernand Schwarz es de este modo como la divinidad-serpiente vuelve contra sí misma su atributo de potencia a la vez ctónica y celeste, para fecundar la Tierra de los hombres, ya que esa divinidad es la nube y su sangre es la lluvia nutritiva que posibilitará el desarrollo del maíz y del Hombre del Maíz; el último pueblo según el Popol Vuh


2 comentarios: