miércoles, 22 de junio de 2011

El Jardín de las Delicias . (3° parte : El Edén)


Entonces, en esa época del 1500 en Holanda..¿si la vida era solo angustia y pecado, dónde era posible vivir ?
La respuesta de El Bosco es la misma que la de toda la sociedad de ese "ocaso de la Edad Media ":- En el Edén. La felicidad solo es posible fuera de la tierra, en el ámbito de lo divino...

...y Jerónimo Bosch pinta en el tercer panel (el lateral izquierdo) de su tríptico una escena de  inocencia: "El Paraíso terrenal", el mundo antes de ser mundo
Colinas celestes,  pequeños árboles y arbustos, todos los animales conocidos en la época , y en el centro otra vez, las turbadoras formas de esa esfera rosada coronada por una alta aguja, ahora emergiendo del agua limpida por la gracia del edén
En el tercio inferior solo tres figuras humanas ;Adan, Eva y en el medio, el único cubierto de ropajes, el dios del origen, el creador. En esta obra; (como todas las del medioevo, las de los niños, y las de los primitivos);  la profundidad está dada por la elevación de los motivos, los que a medida que se quieren representar como mas alejados se van ubicando en la parte superior del panel y las figuras son pintadas con escasa representación de volúmenes, recortadas sobre el plano  con minuciosos detalles



                                             Vista del tríptico completo:





Paradójicamente, en la misma época en que el Bosco pinta en Holanda este alucinante abigarramiento de símbolos eróticos  que es el "Jardin de la Delicias", a muchos kilómetros de alli,  en Italia, Leonardo Da Vinci perfecciona un sistema de representación del mundo que va a revolucionar la pintura ; porque implica, por primera vez en occidente, el hecho de que el hombre se erige en el co-creador del mundo representado;  y la realidad se jerarquiza y estructura de acuerdo a la voluntad (ojos) del observador.
El desarrollo de la técnica de la perspectiva -ya iniciada por Brunelleschi- en donde es el ojo del humano, su punto de vista , lo que recrea e integra el mundo desde el lugar del observador, es el símbolo de un gran salto de la humanidad; donde el hombre se separa de la tutela de la divinidad, se erige en el centro de su mundo; y desde ese punto de vista antropocéntrico articula toda su realidad,
Pero ésto no lo conocia el Bosco y entonces sus figuras no convergen hacia el observador humano en un todo organizado, sino que parecen como salpicadas en el plano, arrojadas al arbitrio de la divinidad todopoderosa
La profundidad no existe porque el pretender representar la tercera dimensión implicaria el sumergirse en lo corpóreo, en el mundo de la carne y de la materia y por ende del pecado.  La representación de la profundidad, dada por la aplicación de la perspectiva, horrorizaria al holandés  porque implica sacar a Dios las riendas del destino de todos y ponerlas en mano de cada hombre, de cada observador
Pero es  a  traves de esta nueva técnica o ciencia de la perspectiva como sistema de representacion de la realidad, que el hombre, -el hombre nuevo del Renacimiento-, se va a erigir  en el observador  por autonomasia; y a partir de esa actitud  naceran  la ciencia y la filosofía modernas.

                                                                                          Puri

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada