viernes, 18 de octubre de 2013

IMAGENES DEL RITUAL DE INICIACION DE LOS JOVENES SELK' NAM



Los indígenas Selk' nam (Onas) eran un pueblo de cazadores y recolectores, gente fuerte y hermosa que habitaba la Tierra del Fuego (extremo sur de la Argentina).






Vivían de acuerdo a sus antiguas tradiciones hasta que en 1880 llegaron los hombres blancos y con ellos una de las matanzas mas crueles y despiadadas de las que se tiene registro; también las enfermedades propias de los blancos hicieron estragos sobre ellos.


 

Así fue que en el año 1980, cien años después del comienzo de la colonización, solo quedaban vivos dos descendientes del antiguo pueblo

A excepción de los misioneros salesianos de Don Bosco,  Lucas Bridges, M. Gusinde y unos pocos funcionarios de Chile y Argentina, muy pocos hombres blancos intentaron proteger a los Selk' nam o conocer sus tradiciones y ceremonias ancestrales; tales como la gran ceremonia del Hain, el rito klóketen de iniciación de los jóvenes.

En el siglo XX (1965) la doctora Anne Chapman hace contacto con la chamán Selk'nam Lola Kiepja y comienza su investigación; fruto de ella es el libro "Drama and power in a hunting society : The Selk 'nam of Tierra del Fuego" Cambridge University Press. 1982 Traducido al español como "Los Selk'nam - la vida de los Onas" -Emecé Editores - 1986.. De dicho libro he tomado la mayor parte de estas imagenes del Hain celebrado en Tierra del Fuego en el año 1923


 
El Hain era un ritual secreto reservado sólo a los hombres "Nunca una mujer debe enterarse de lo que los hombres hacemos aquí, en la choza del klóketen.¡El último de nosotros debe llevarse a la tumba este secreto de los hombres!" -decía en 1923 uno de los sabios del hain. De modo que tanto las mujeres como los niños tenían prohibido el acercarse al lugar de la ceremonia. Se mataría a aquella mujer que descubriera el "secreto" de los hombres, e igual suerte correría quien se lo revelara

 
Con la llegada de los hombres blancos se extremaron las precauciones para que no se conociera este ritual
El hain era una ceremonia de iniciación para los jóvenes selk' nam , todos debían pasar por ella para poder luego ser considerados adultos, estos jovenes iniciados (klóketen) debian pasar por dificiles pruebas y mortificaciones corporales, previas y en el transcurso de la ceremonia, ceremonia que era extremadamente larga y podía durar muchos meses 


 
La choza ceremonial en cuyo centro ardía un fuego que nunca debía apagarse, simbolizaba el cosmos y las cuatro matrices que se ubicaban en los "cuatro cielos del infinito" (la matriz del viento del oeste, la del viento del este , la del viento del sur y la del viento del este) Los hombres se ubicaban dentro de la choza de acuerdo al cielo al que pertenecían. Una línea imaginaria de este a oeste, pasando por el fuego del centro dividía la choza ceremonial en dos hemisferios. Esta línea no debía pisarse nunca o pasarse sobre ella pues era muy peligrosa, ya que señalaba un profundo abismo o grieta  que conduciría al  abismal mar subterráneo (chali koxain)     


Las máscaras para la ceremonia se fabricaban muy cuidadosamente con piel de guanaco o corteza de árbol pintadas con símbolos. Podían ser cónicas (tolon) o como una capucha de cuero  mas ajustada a la cara (asl). Se consideraban sagradas ya que personificaban a los diferentes espíritus
Al finalizar el ritual, se las escondía en los huecos de los arboles cercanos a la choza ceremonial
 
El cuerpo se pintaba integramente con arcillas en rojo, negro, blanco, gris y negro de acuerdo a la simbología de cada uno de los espíritus representados
Cuando el jóven ingresaba al Hain y se convertía en klóketen se desligaba del mundo de los niños y las mujeres, cuando la ceremonia, despues de un largo tiempo que podía hasta llevar un año, finalizaba, ya había dejado de ser un niño, se había enterado del "secreto" lo que lo introducía en un mundo eclusivamente masculino
¿Pero cual era ese "secreto" en el que se instruía a los jóvenes varones y que tan celosamente se ocultaba a las mujeres?

El mito del origen del hain refería  que hacia  mucho, mucho  tiempo, antes de que la humanidad actual existiera, las mujeres gobernaban a los hombres; ellas tenían grandes poderes y se  decían  aliadas de Xalpen, la  ballena voraz  y de gran  apetito sexual que exigia  que los hombres le suministraran carne ya que de lo contrario los devoraría .
Las mujeres eran portavoces de Xalpen y de otros espíritus que surgían de la tierra o bajaban del cielo durante el rito del hain, que ellas realizaban en una choza de troncos para iniciar a sus hijas en los secretos de la magia, mientras los hombres no podían ni acercarse a este lugar.
 Ellos vivían en un clima de temor y sometimiento y debían trabajar de de sol a sol, no solo para cazar y proveer lo necesario para la vida del grupo, sino que también debían ocuparse de los niños y desempeñar las tareas domésticas.
Los hombres jamás se animarían a intentar una rebelión sabiendo que los poderes rectores del universo habían ordenado que las mujeres los dominaran para siempre.

Pero estos espíritus no existían, eran mujeres que se pintaban el cuerpo y se ponían máscaras para engañar a los hombres. La Luna (Krrah) dirigía el ritual, asignando los papeles que  cada una de las demás mujeres debía representar. Una de las cosas que más aterrorizaba a los hombres era Xalpen, que rara vez les era mostrada, pero se les hacía creer que los devoraría si no le llevaban abundante carne para saciar su apetito. Las mujeres hacían ruidos y movían objetos dentro de la choza para simular que ellas mismas corrían peligro si Xalpen no era saciada, entre tanto cocinaban la carne para festejar su dominio y la estupidez de los hombres.

Así había ocurrido desde tiempos remotos, hasta que un día el engaño fue descubierto. El Sol estaba estupefacto ; comprendió que toda su vida habían sido engañados por las mujeres, entonces  fue al campamento y reveló la verdad a los demás hombres. Tramaron un plan para vengarse de las mujeres e irrumpieron en el hain a pesar de las protestas de ellas  y las mataron a todas, excepto a Luna (Krrah), la esposa de Sol. Sol empezó a golpear a Luna, y ella  huyó al firmamento perseguida por Sol. El la perseguirá por siempre sin alcanzarla jamás. Y Luna desde el lejano cielo mirará a la tierra, - jamás perdonará a los hombres, y por toda la eternidad se esforzará por vengarse de ellos.

Las únicas mujeres supervivientes eran las niñas que todavía no habían sido iniciadas en el secreto. Los hombres decidieron adoptar el hain para sí mismos y engañar y dominar a las mujeres del mismo modo que antes habían sido engañados y dominados ellos. A toda mujer se le prohibió acercarse al hain bajo pena de muerte, la misma que sufriría cualquier hombre que divulgara el secreto. Los espíritus que personificaban eran los mismos que antes habían usado las mujeres, pero ahora fueron presentados como seres que apoyaban la supremacía masculina, solo Xalpen siguió siendo presentada del mismo modo que antes..








 

1 comentario: